¡HA RESUCITADO, ALELUYA!

01 febrero 2010

VIDA CONSAGRADA

2 DE FEBRERO DIA DE LA VIDA CONSAGRADA


Es un día de gratitud y alabanza al dador de todo bien, que nos ha querido Consagrar para El y en El.
Es él quién hace posible la entrega, es la razón de la misión; es la Palabra escuchada en silencio y con amor por el corazón de la Iglesia, la vida contemplativa. Sea a El la gloria por los siglos de los siglos. Amen.

Me pregunto si habrá palabras con qué describir el aire, la luz, el amor, el gozo; para describir un misterio que me supera, fruto de la gracia, y no iniciativa propia, como es mi vocación, la búsqueda que Dios hace de mí.
Hace tiempo pensaba que era yo quién le buscaba, y he descubierto, por gracia, que es él quién me busca a mí.
Ya han pasado veinte años, desde que empezamos este camino los dos, desde nuestro primer encuentro, nuestras tres de la tarde, y cada día me sorprende más, me ilusiona, me llena, me atrae. Es más real. Agradezco su fidelidad y el cumplimiento de sus promesas conmigo. Su Presencia nunca se ha apartado de mí, me acompaña por la noche como columna de fuego, para mostrarme el camino; y en el día como columna de nube…Mientras su Espíritu trabaja dentro de mí.
Por que es eterna su misericordia.

No me ha traído a la clausura a vivir “encerrada” en mí, sino que la clausura es la puerta que se abre, el Horizonte desde donde se ve amanecer la nueva Vida. Es lo que te acerca a los demás, es donde las fronteras se rompen y ya nada me separa de mis hermanos los hombres y mujeres de este mundo. Me asombro de ver que mi familia es grandísima, por que todos somos hijos de un mismo Padre.
¡Es el Señor!, el que cada mañana me despierta para ir a su encuentro, y ofrecerle en un canto de alabanza, los trabajos, proyectos, salud y enfermedad, alegrías y tristezas; heridas y sufrimientos de nuestro mundo.
Esta pobre vasija de barro, es el lugar donde el Espíritu Santo quiere orar al Padre. Es gracia, por que no sé como ésta vasija de barro no se ha roto con semejante Huésped.
Cada día me llama a traspasar fronteras, a “salir” de lo conocido y definido. En la mayor parte de mi vida El ha tenido que venir a tomar lo que le pertenece por que yo no he sido capaz de entregárselo, por eso me “DES-TIERRA” hacia El, mi Tierra que mana leche y miel. Por que es eterna su misericordia.
A utilizado diferentes mediaciones, para hacerme ver su voluntad, en varios momentos “límite” de mi vida y no ha sido nada fácil cumplirla y amarla. Que difícil es morir para dar frutos de vida eterna, en lo que Dios me va pidiendo. Soy consiente de que no soy capaz de nada, es El quien lo hace todo, déme yo cuenta o no. Doy gracias a Dios por cada una de las personas que ha puesto en mi camino, hermanas y hermanos, que me ayudan, con su testimonio, palabras y oraciones. Sin mis hermanos y hermanas, no puedo, no quiero caminar. Son un regalo que no pedí, que no escogí, sino que se me dio y se me siguen dando.
Por que es eterna su misericordia.

Voy en busca de quién ya encontré, por eso lo sigo buscando. Por la fe me ha hecho peregrina y extranjera, no me puedo instalarme pensando que ya he llegado, ¡no!, sigo corriendo para alcanzar la meta a la que Dios me llama en Cristo Jesús. Aquí reside mi fuerza y mi esperanza, en la certeza de Jesucristo, que me eligió y no me dejará.
Soy feliz y no cambio por nada el sentirme amada y llamada por Dios a vivir en su Presencia, bajo su mirada. En el transcurso de mi vida yo me he equivocado y me equivocaré, pero Dios es Dios, la razón de mi existencia. El no se equivoca, el tiene palabras de vida eterna. El es el único que puede hacer mucho más de lo que creemos, pedimos o concebimos, con ese poder que actúa entre nosotros, a él la gloria de la Iglesia y de Cristo Jesús por todas las generaciones, por los siglos de los siglos, Amén.
Si Jesús no existiera, no merecería la pena esta vida. ¡EXISTE! Y es quién da Vida a todo, y merece que se le entregue “todo”, hasta la misma vida y la misma muerte. El es Señor para gloria de Dios Padre.

¡Felicidades a todos los que por el Bautismo, Dios nos ha consagrado y hecho hijos suyos, hermanos de todos los hombres!

Sor Veronica Padron Oviedo O.S.C.



1 comentario:

Rocio dijo...

hermana no sabia la magnitud, la grandeza de tu vocacion, no me daba cuenta, que tus palabras brotan de lo que tu corazon siente gracias a Dios por el maravilloso regalo que te a dado tu vocacion.