05 febrero 2017

DOMINGO V DEL TIEMPO ORDINARIO


LITURGIA DE LA PALABRA

Este domingo nos pide el Señor que seamos sal y luz para el mundo, como sabéis la sal es muy importante en nuestra vida, si la comida esta sosa que mal sabe y si tiene mucha sal también, pero si la comida esta bien condimentada que bien sabe, por eso nos toca a nosotros saber bien, salir de nosotros mismos para ayudar al hermano, como nos dice hoy la primera lectura, "parte tu pan con el hambriento, hospeda a los pobres sin techo, cubre a quien ves desnudo y no te desentiendas de los tuyos". 
Pero también nos llama a ser luz, sin luz ya no podemos vivir, pues la luz del espíritu es mucho más y muchas veces vivimos sin luz en la oscuridad y nos quedamos tan tranquilos, la luz es muy importante para ver, si en mi vida no hay luz, tampoco puedo ser luz, nos dice el salmo " En las tinieblas brilla como una luz el que es justo, clemente y compasivo. Dichoso el que se apiada y presta, y administra rectamente sus asuntos..." 
Y como podemos ser luz y sal, ya lo hemos dicho pero falta algo importante el encuentro personal con el Señor, si no hay ese encuentro de tu a tu en la oración no podemos llegar a ser sal ni luz, lo haremos en algunos momentos de nuestra vida pero no sera una constante porque nos cansaremos, necesitamos la fuerza del Señor, necesitamos el encuentro con El, porque el transforma la vida, la llena de luz y sal. Feliz domingo hermanos.

Pidamos para que el Señor nos ayude en nuestra vida a ser luz para todos aquellos que nos rodean.

Oremos: Vela, Señor, con amor continuo sobre tu familia; protégela y defiéndela siempre, ya que sólo en ti ha puesto su esperanza. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos. Amen.

No hay comentarios: