05 marzo 2017

DOMINGO I DE CUARESMA



"Al Señor tu Dios adoraras y a El solo darás culto"

Este primer domingo de cuaresma vemos como desde Adán, el mal ha intentado separar al hombre de su Dios, por la desobediencia. El camino del creyente es el de Jesús la obediencia del Padre.
El diablo ofrece a Jesús una manera de vivir a Dios muy atrayente:

Utiliza tu poder y evita el hambre en el mundo. utiliza tu poder para tu interés. 

Si eres hijo de Dios y Dios es bueno arriésgate, no te pasará nada cuidará de ti.

Puedes tener mucho poder a tu alrededor y ser reconocido en este mundo.

Un Dios poderoso, un Dios a mi medida, un Dios que me gratifica, un Dios que siempre me cuida y no me exije responsabilidad. Y ademas un Dios que me hace más bueno que los demás.

¡Es un Dios a la medida de mis necesidades! pero Dios no es así, Dios no es aquel que necesito para ser mejor, más bueno, para llenar mis vacíos y cubrir mis necesidades, ¡no! Dios es Aquel que da sentido a mi vivir, de cuya palabra vivo, a quien pertenezco y quien se merece mi adoración, en quién confió venga lo que viniere en mi vida porque el es El Señor.

Por encima de nuestra experiencia gratificante o no, pasando hambre o sed, creemos en el, porque su gracia ha sido derrochada en nosotros "si por Adán murieron todos por Cristo todos volverán a la vida. En esta primera semana de cuaresma podemos vivir de esa confianza en Dios, en la vida de cada día, porque El es el Señor mi Dios, El que se merece mi confianza y adoración, yo no soy dueño ni puedo controlar la vida y sus limitaciones solo nos queda confiar en El como Jesús y dejar que el lleve nuestra vida. El es Dios y es libre para hacer lo que quiera.

Pedimos luz al Espíritu Santo para no dejarnos engañar por el mal y vivir en obediencia a Dios.

Oremos: Al celebrar un año más la santa Cuaresma, concédenos, Dios todopoderoso, avanzar en la inteligencia del misterio de Cristo y vivirlo en su plenitud. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos. Amen.


No hay comentarios: