14 mayo 2017

DOMINGO V DE PASCUA


“Que no tiemble vuestro corazón ni se acobarde creed en Dios y creed también en mí”, nos dice hoy Jesús. “El miedo es nuestro peor enemigo y Jesús lo sabe, y sabe que la manera de vivir superando ese miedo existencial que nos  atenaza es el experimentar que somos amados que estamos enraizados en un amor más grande el Amor del Padre. Pero muéstranos el camino le dice Felipe para ir al Padre que es lo esencial  y Jesús responde: “Yo soy, experimentareis que yo soy el camino porque estoy con vosotros y quien me ve a  mi ve al Padre”.

Hay muchos caminos en la vida de las personas,  el cristianismo ofrece el camino que tiene el nombre de una persona Jesús, y los que hemos recibido el don de la fe, hemos tenido el regalo de optar por este camino,  en este camino hemos encontrado el camino de nuestra vida, no creáis que hemos encontrado la perfección, no, hemos encontrado un camino donde se nos enseña a amar, en este camino nunca llegamos al final, pero tampoco nos contentamos con que ya hemos hecho o estamos haciendo bastante, no, nuestro camino es un camino de amor inmenso , es a lo que se nos invita, a estrenar cada día una vida donde ame más y somos felices de haber optado por El, nuestra vida como la de todo ser humano es finita y cometemos uno y mil errores, pero no nos cansamos porque estamos fundamentados en Alguien, que  sabemos y creemos que está dando Vida al mundo y verdad al corazón del ser humano, somos muchos los que desde hace veinte siglos nos hemos ido encontrando con El en la vida y sabemos que el vive, Jesús el Hijo de Dios. Y tenemos esta certeza porque vemos sus obras en las personas que viven desde el Evangelio que han hecho de su vida una bienaventuranza, y algunos aún sin saberlo.

Pedimos hoy por todos los misioneros de la familia franciscana para que sigan extendiendo el evangelio  y dando a conocer al Señor a aquellos que aún no le conocen.

Oramos: Señor, tú que te has dignado redimirnos y has querido hacernos hijos tuyos,
míranos siempre con amor de padre y haz que cuantos creemos en Cristo, tu Hijo, alcancemos la libertad verdadera y la herencia eterna. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos. Amen.

No hay comentarios: