11 junio 2017

DOMINGO DE LA SANTÍSIMA TRINIDAD

LITURGIA DE LA PALABRA

Celebramos hoy el día de la alegría de los cristianos, el origen de nuestra fe, la fuente de nuestra vida, la vida que viene de Dios, de nuestro ser cristiano.

Novedad de las novedades en cuanto a nuestro cristianismo se refiere: La Buena noticia de que tenemos un Dios Padre que nos ama, y un Hermano, el Hijo único de Dios, Jesucristo que nos salva, que nos redime, que ha derramado su gracia en nuestros corazones y que nos ha congregado a todos en un solo Cuero por medio del  Espíritu Santo, este es el misterio de la fe que celebramos, pero por decir misterio no estoy diciendo algo que no puedo saber o conocer, sino algo que no puedo alcanzar a objetivar , a explicar, porque sobrepasa mi pobre corazón y mi pobre razón, es mucho más de lo que pueda escribir o contar pero si puedo darle un contenido,  que es el que mi fe me está enseñando y haciendo experimentar por gracia en esta vida contemplativa, por la cual hoy la Iglesia está intercediendo y que os comparto:

Tengo un Dios que es el creador de todo, el origen de todo y el Padre que me ama con locura, que ha decidido comunicarse y donarse enteramente a nosotros, y además que me enseña a amar a todo ser humano que también es hijo suyo.

Tengo un hermano que es Jesucristo el Hijo de Dios, que es el Don inmenso del Padre, la Buena Noticia para todos los seres humanos, y se me ha concedido conocerlo, adorarlo y anunciarlo a todos , es el Don que se le ha dado al cristiano, Dios hecho hombre, que está con nosotros siempre y en todo momento y lugar.
Además la Gracia de Dios viene a  mí por medio del Espíritu Santo que va moldeando mi vida a imagen y semejanza de Dios a través de la historia  que estoy viviendo, y que me inspira la forma de vida que él quiere que viva para poder darlo a conocer y para poder vivir una relación de  amor inmediata con Dios.
Que el Señor nos siga acompañando y dando cada vez una luz mayor para poder vivir desde la grandeza a la que nos llama que “ni el ojo vio, ni el oído oyó, ni podemos pensar lo que Dios nos tiene preparado”  pero vivámoslo ya en el día a día anclados en esta Fuente de vida que es la Trinidad de quien todo procede, por quien todo existe y en quien todo fue hecho, “aunque es de noche”.

Pedimos hoy por todos los hermanos y hermanas que obedeciendo la llamada de Dios han hecho de su vida una entrega total y generosa al Señor en la vida contemplativa para que la gracia de Dios los haga crecer en el encuentro con Dios y en el amor a todos los hermanos.

Oremos:Dios, Padre todopoderoso, que has enviado al mundo la Palabra de la verdad y el Espíritu de la santificación para revelar a los hombres tu admirable misterio, concédenos profesar la fe verdadera, conocer la gloria de la eterna Trinidad y adorar su Unidad todopoderosa. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos. Amén.