02 julio 2017

DOMINGO XIII DEL TIEMPO ORDINARIO


“El que quiere a su padre o a su madre más que mí no es digno de mí. El que quiere a su hijo o a su hija más que a mí no es digno de mí”. Nosotros amamos, pero amamos como podemos y como sabemos. EL Señor nos habla de una manera de amar muy especial y también muy radical, primero es  Dios, primero el amor a él, que eso es lo que nos ayudará a amar con el verdadero amor. Y es que si nos pide amarlo a El más que a nadie, nos pide que amemos al Amor porque él es el  amor, entonces no podemos entender esta Palabra como algo que no es humano ( ya que  para un padre lo primero es un hijo y para un hijo un padre también es lo primero),  con la primera lectura podemos ver su significado:   fijémonos en la sunamita como acoge al profeta, no por cualquier cosa, sino porque lo considera hombre de Dios y “quien acoge en mi nombre a uno de estos mis discípulos tendrá recompensa,” y  el Señor le regala a esta mujer el tener un hijo como recompensa de haber acogido a alguien que viene en nombre del Señor.

En la medida en que crecemos y creemos en el Amor de Dios y que nuestra alegría es el Señor y el tenerlo a él en el centro de nuestra vida, nos daremos cuenta de que nuestro amor a los demás tiene su origen en el amor que le tenemos a Él.

Vamos a vivir de la confianza en El, de permanecer siempre a su lado aunque nos cambien los planes él nos conoce, nos cuida y sabe lo que hace con nosotros y lo que nos conviene.

Pedimos por nuestra sociedad para que seamos auténticos defensores de los valores humanos y de la dignidad de toda persona sin ningún tipo de exclusivismos, y respetando toda conciencia porque todos somos un regalo y llevamos dentro la semilla de Dios.

Oremos: Padre de bondad, que por la gracia de la adopción nos has hecho hijos de la luz, concédenos vivir fuera de las tinieblas del error y permanecer siempre en el esplendor de la verdad. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.

No hay comentarios: