12 noviembre 2017

DOMINGO XXXII DEL TIEMPO ORDINARIO


“No apaguéis vuestro amor, no lo hagáis” cantábamos hoy las hermanas en le Eucaristía e intentábamos hacerlo llegar al corazón  de los hermanos y hermanas que nos acompañan cada domingo en la celebración de la Eucaristía.

El Señor Jesús hoy nos habla del Reino de como es el reino y  de nuestra actitud como discípulos suyos, el estar en vela, y que nuestras lámparas, nuestras vidas estén siempre llenas del aceite necesario para cuando él venga  poder acogerlo, el aceite es el amor, el amor que hace nuestras vidas grandes, auténticas, y llenas.  No cualquier amor,  en cristiano sabemos que es el amor del más, no el que mide, ni calcula sino el que se entrega.

Hoy caía en la cuenta de que el evangelio nos habla de la actitud de Jesús, es el que está en vela aguardando siempre que nosotros estemos  dispuestos  a ser de los suyos, y también pensaba en el Padre, en  como él también se mantuvo en vela esperando al Hijo y esperándonos a todos en él. 

Por eso velad, atentos, y pidamos al Señor que nos conceda su luz, para poder verle cuando llegue en medio de nuestro día a día, donde se produce a cada instante su venida, su presencia.


Oremos: Dios omnipotente y misericordioso, aparta de nosotros todos los males, para que, bien dispuesto nuestro cuerpo y nuestro espíritu, podamos libremente cumplir tu voluntad. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos. Amen.

No hay comentarios:

Entradas populares