10 diciembre 2017

DOMINGO II DE ADVIENTO


LITURGIA DE LA PALABRA

Se comienzan a cumplir las promesas mesiánicas.

Esa voz que grita en el desierto, la voz de  Juan el Bautista, quién sabía que era tan Grande, Aquel que venía: Jesucristo, el Hijo de Dios, que no podía pasar desapercibida su venida y nuestra espera.

Juan predicaba la conversión, un cambio de vida, pero Juan nos enseña que todo no está ahí, podemos cambiar de vida y convertir nuestra vida al bien y eso es bueno, pero es que aquí no queda todo, sino que esto es el comienzo del Don que Dios nos hace. Dice Juan “Él os bautizará con Espíritu Santo”: La misma vida de Dios viene, llega a nosotros, desde nuestro Bautismo hemos sido colmados del Espíritu Santo, por tanto la belleza y la vida  de Dios está en nosotros y todo comienza con su encarnación, con su nacimiento, con su vida, con su muerte, con su resurrección y con su Espíritu santo en nosotros.

Los que somos de Dios sabemos que hay algo especial en nosotros, que su Espíritu nos va transformando y a la vez va dando vida a través de nosotros, nos va dando a Jesús.

 Nos hemos experimentado consolados por el Señor, justificados y salvados por EL, por eso vivimos y somos llamados a consolar ¿Cómo? Cada uno tendrá que verlo en su vida.

Tengo que ver si mi vida pone esperanza y consuelo para los que me rodean y de qué manera puedo hacerlo.

 “Consolad, consolad a mi pueblo hablad al corazón de Jerusalén”

Pedimos por todos los que en este mundo sufren la desesperanza y el desaliento en las circunstancias de la vida, para que puedan experimentar el consuelo y la cercanía y ver un horizonte en su vida lleno de luz y de esperanza.

Señor todopoderoso, rico en misericordia, cuando salimos animosos al encuentro de tu Hijo, no permitas que lo impidan los afanes de este mundo; guíanos hasta él con sabiduría divina para que podamos participar plenamente de su vida. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos. Amen.

No hay comentarios:

Entradas populares