17 diciembre 2017

DOMINGO III DE ADVIENTO


Este domingo tanto el profeta Juan, como María nos ponen en la postura que el creyente ha de adoptar en este tiempo de espera, próximo ya el nacimiento del Señor, en el salmo cantamos con el magníficat de María y nos ponemos en el lugar que nos toca los pobres, los pequeños, los humildes. 

En este domingo se nos invita  a tomar conciencia de nuestra mentira, el reconocernos necesitados de salvación, nos quedan heridas abiertas para el consuelo del nacimiento del Señor, esto que va a acontecer es una buena noticia, todo va a cambiar aunque no lo parezca, hablamos de salvación de nuestra salvación, de un mundo nuevo, de una nueva creación que la fe del creyente ve y percibe. La actitud adecuada es la que nos dice Juan el Bautista dar paso a Jesús  y hacernos a su estilo mesiánico, así nos dice Juan. El que viene detrás de mí, existía desde el principio y viene como uno más, viene pobre entre los pobres. Hacernos a su estilo utilizando el discernimiento como S. Pablo nos dice para aprovechar y sacar todo lo bueno en estos días: “sino examinadlo todo, quedándoos con lo bueno. Guardaos de toda forma de maldad”. 

Oración: Estás viendo, Señor, cómo tu pueblo espera con fe la fiesta del nacimiento de tu Hijo; concédenos llegar a la Navidad, fiesta de gozo y salvación, y poder celebrarla con alegría desbordante. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos. Amen.

No hay comentarios:

Entradas populares