15 abril 2018

DOMINGO III DE PASCUA



En este domingo, de nuevo vemos a los discípulos, a Pedro (aquel que lo negó cuando Jesús ida  a morir y huyó muerto de miedo)  ahora predicando con mucho valor la Buena Noticia: el Dios de nuestros padres ha glorificado a su Hijo Jesús, al justo, al santo, a quien vosotros matasteis y nosotros somos testigos de que Dios lo ha resucitado. “Arrepentíos y convertíos”. Todo ese miedo anterior quedó atrás, la presencia real de Jesús Resucitado en medio de ellos, el encuentro con él al partir el pan, en la Escritura, les hace vivir ahora fundamentados en El, los discípulos caen y pecan, claro que sí pero el creyente no deja de mirar a Jesús, y sabe que tiene a alguien que con solo mirarlo, es el  que intercede por nosotros ante Dios. Sigamos por tanto mirando a Jesús, sin olvidar su entrega, su fidelidad al Padre y a nosotros. Esto es lo que nos muestra la verdad de su amor para con nosotros y entonces cumpliremos sus mandamientos y la verdad estará en nosotros. La verdad que Jesús nos enseñó y que la conocemos por medio de la Escritura e iluminados por el Espíritu Santo.

Pedimos hoy por la paz en Siria, por un acuerdo ente los gobernantes que pueda  ayudar a tantas personas como están sufriendo en este país.

oremos: Que tu pueblo, Señor, exulte siempre al verse renovado y rejuvenecido en el espíritu, y que la alegría de haber recobrado la adopción filial afiance su esperanza de resucitar gloriosamente. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos. Amen.

No hay comentarios:

Entradas populares